artwork

13

 

“Latin-America as a big collage produces cultural hybrids, the Third World is fed with waste from the global village. From this place I wok everyday, I think about my walls as a large-scale drawings, without prior sketch, only with vague ideas baroque epic scenes, stages, locations, climates, mental situations, emotions… a way of talking about things that words fail to say.”

-Matias Solar, en: [mural art around the word vol 2, publikat , grecia].

 

 

La obra que Matías Solar presenta a la tercera bienal de arte joven de Moscú da buena cuenta de la descripción que el mismo hace de su trabajo en un libro de graffiti publicado el [poner el año del libro], con una salvedad: en las blancas paredes del Museo de Arte Contemporáneo de Santiago, tras los trozos de razo de colores, quedaron trazos de pintura que evidencian la endógena pulsión transgresora que impregna toda su producción artística.

Este gesto no solo acusa el desplazamiento de una operación propia del arte callejero (pintura mural) hacia el interior del museo, sino que además sitúa el cuerpo del artista en la sala y marca el momento exacto en que la obra es terminada. Describimos el montaje como parte de la obra, la escena del artista pintando, que se puso en pie en el museo y a mano alzada[1] deja su huella. Escena del crimen y huella incriminatorias, ya que no respeta las normas de la exposición que lo convoca[2]. Nos encontramos ante un artista que dialoga con el estatuto del arte contemporáneo y de la institución que lo detenta, pero que mediante este movimiento perfila principalmente una moral alterna e intrínsecamente latina que el arte chileno se ha encargado de mantener al margen de su ley.

Su obra condensa la picardía, humor, oportunismo y precariedad latinas propias del pícaro, el roto o el chulo, puestos en fricción con una súper estructura, fenómeno que ocurre, por ejemplo, en el germen estereotipos subculturales latinos como los del pachuco o el chicano. Hablamos de una idiosincrasia que se construye en el contraste, un sujeto perpetuamente migrante. Por esto, la huella que individualiza tanto diferencia como inscribe.

Las delgadas, coloridas y brillantes telas de raso y lino que cosidas son el soporte de esta obra hacen alusión a las banderas de las barras bravas: lienzos creados en la periferia, con materiales baratos fácilmente plegables para ser transportados al estadio y desplegables para apoyar a un equipo de futbol o grupo musical. Migrante, transportable, trasplantable, flexible y adaptable, esta obra de Matías Solar se levanta liviana como carpa de circo deviniendo, por el peso significante del soporte, en instalación. Mediante la utilización del color de las telas conserva el coeficiente de visibilidad propios de una bandera de barra brava, sin embargo, como es habitual en el trabajo de este artista, la lectura de los motivos presentados exige el detenimiento, ya que invierte la economía del lenguaje visual efectista, promoviendo una narración multivocal y evocativa de su contenido.

Durante gran parte de la realización de este proyecto, la obra llevo por título “superinflación”, pero finalmente fue presentada sin título. De todas maneras, a primera vista aparece la figura del mexicano “hombre más obeso del mundo” e inevitable resulta relacionar su subida descontrolada de peso, con las dinámicas económicas mundiales. Peso, es el nombre de la moneda chilena, mexicana, argentina y de otros países latinos. El segundo motivo dominante es una versión de “El príncipe Baltasar Carlos a caballo” de Velázquez, obra caracterizada por haber sido pintada con pocos pigmentos y por presentar el motivo principal recortado nítidamente de su fondo, nos sitúan tanto en el plano del dialogo con las técnicas pictóricas, como en dialogo con los estatutos del arte. Se genera un claro contrapunto entre pintura de caballete y la movilidad de esta obra. La distancia tomada del oleo y el bastidor, acusada en el “voy y vuelvo”. Finalmente, necesariamente debemos volver sobre la precariedad material de la obra y la situación del artista en el medio artístico chileno. Precario mercado del arte, que brilla por el brillo propio de los artistas pobres como el lino y raso. Situación no menor y que llama a volver sobre las antiguas querellas del arte europeo y el arte del margen: los primeros aspiran a la crítica del arte mientras los segundos solo a la critica cultural.

 

Pensar en el número de lecturas posibles a seguir en medio de los atiborrados iconos nos podría llevar a perdemos en los rumbos de la interpretación, y tal vez en eso va la mayor parte de la diversión. Valga la pena notar que en la transformación del rápido trazo a mano alzada, habitual del artista, en un trazo que fluctúa entre lo pixelado y el bordado, podríamos sintetizar los dos polos presentes en esta obra, en un mundo que vuelve desde lo digital a las pantallas táctiles, a través de capas de historia que se aglomeran fundiendo vanguardia y tradición.

La producción de Matías Solar defiende con propiedad su inscripción en el arte local con su particular calidad de técnica (su huella), haciendo del dibujo y la grafica en estricto negro sobre ejercicios de color y capas de texturas su marca registrada. En sus obras encontramos una mezcla de motivos o fragmentos de iconos sacados del patio trasero de la mente, envueltos en explosiones o nubes de humo que generan imágenes multivocales, que en este caso se enfocan en un cuestionamiento del estado del mercado del arte, de la economía familiar, economía de supervivencia vs superabundancia, el estatuto del artista joven en chile y tantos otros temas. Debemos recordar que las escenas presentadas por Matías Solar siempre hablan la pluralidad de lenguas propias de los mundos entre los que transita este artista, y que apelan a lecturas subjetivas y subconscientes, funcionando como un espejo donde se pueden proyectar y ver reflejadas ideas vagas, baroque epic scenes, stages, locations, climates, mental situations, emotions…

 

Omar Cuevas.

Teorico del arte . Universidad de chile

[1]

 

[2]

 

 

04/07/2016

HYPERINFLATION young art biennal 2011, moscow MOMMA

  “Latin-America as a big collage produces cultural hybrids, the Third World is fed with waste from the global village. From this place I wok everyday, […]